Homenaje a la Declaración de la Independencia

Con motivo de conmemorarse el 201º Aniversario de la Declaración de la Independencia, tenemos el agrado de compartir  dos textos de gran valor histórico y extraordinaria vigencia. Uno de ellos pertenece a la correspondencia entre el General Don José de San Martín y Tomás Godoy Cruz, y seguidamente transcribimos el Acta de Declaración de la Independencia de las Provincias Unidas en Sudamérica.

Ambos documentos fueron seleccionados del libro “La Independencia en Hispanoamérica”, cuyo autor es Horacio Alberto López, subdirector del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, publicado por Desde la Gente, Ediciones del IMFC.

Recomendamos la lectura del libro mencionado en el párrafo precedente, para un mejor conocimiento de la historia y la comprensión del tema que nos ocupa, ya que como señala el historiador Juan Francisco Martínez Peria en el prólogo “La Revolución de Independencia Hispanoamericana” fue un proceso político, social y cultural de enorme relevancia que sacudió a la región desde sus cimientos y que dio nacimiento a un nuevo mundo. Ahora bien, si algo la caracterizó, fue su intrínseca complejidad. La Revolución no fue un movimiento homogéneo, sino altamente heterogéneo.”

Carta del General Don José de San Martín a Tomás Godoy Cruz Abril de 1816 ¡Hasta cuándo esperamos declarar nuestra independencia! ¿No le parece una cosa bien ridícula, acuñar moneda, tener el pabellón y cucarda nacional, y, por último, hacer la guerra al soberano de quien en el día se cree dependemos? ¿Qué nos falta más que decirlo? Por otra parte, ¿qué relaciones podremos emprender cuando estamos a pupilo, y los enemigos (y con mucha razón) nos tratan de insurgentes, pues nos declaramos vasallos? Esté V. seguro que nadie nos auxiliará en tal situación. Por otra parte, el sistema ganaría un 50 por 100 con tal paso. ¡Ánimo!, que para los hombres de coraje se han hecho las empresas –Vamos claros– Mi amigo, si no se hace, el Congreso es nulo en todas sus partes, porque reasumiendo éste la soberanía, es una usurpación que se hace al que se cree verdadero, es decir, a Fernandito.” Acta de Declaración de la Independencia de las Provincias Unidas en Sudamérica En la benemérita y muy digna ciudad de San Miguel de Tucumán, a nueve días del mes de julio de mil ochocientos diez y seis, terminada la sesión ordinaria, el Congreso de las Provincias Unidas continuó sus anteriores discusiones sobre el grande, augusto y sagrado objeto de la independencia de los pueblos que lo forman. Era universal, constante y decidido el clamor del territorio entero por su emancipación solemne del poder despótico de los reyes de España. Los representantes, sin embargo, consagraron a tan arduo asunto toda la profundidad de sus talentes, la rectitud de sus intenciones e interés que demanda la sanción de la suerte suya, la de los pueblos representados y la de toda la posteridad. A su término fueron preguntados si querían que las provincias de la Unión fuesen una nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli. Aclamaron primero, llenos del santo ardor de la justicia, y uno a uno reiteraron sucesivamente su unánime voto por la independencia del país, fijando en su virtud la determinación siguiente: “Nos los representantes de las Provincias Unidas den Sus América, reunidos en Congreso General, invocando al Eterno que preside el universo, en el nombre y por la autoridad de los pueblos que representamos, protestando al cielo, a las naciones y hombres todos del globo la justicia, que regla nuestros votos, declaramos solemnemente a la faz de la tierra que, es voluntad unánime e indudable de estas provincias romper los violentos vínculos que las ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojadas, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli.”

Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos Coop. Ltda. Buenos Aires, 5 de julio de 2017.