DECLARACIÓN DEL MOVIMIENTO COOPERATIVO

Las cooperativas no pagan ganancias porque como organizaciones sin fines de lucro no tienen ganancias

El Movimiento Cooperativista de Gualeguaychú quiere expresar su preocupación y rechazo a la propuesta de reforma tributaria que quiere impulsar el Gobierno Nacional.

Como hemos visto estos días con mayor claridad, desde el bloque y gobierno de CAMBIEMOS se está desplegando una ofensiva contra los sectores populares con distintas medidas que responden a un único plan Neoliberal y que en este caso viene a golpear directamente a la Economía Social, incluyendo los jubilados y pensionados, los planes sociales y los trabajadores, significando un retroceso inédito para el sector que representa a millones de personas en nuestro país, destruyendo derechos ya conquistados por nuestro pueblo y que han costado cientos de miles de vidas.

Visto el proyecto de reforma tributaria enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso de la Nación, que cambia el tratamiento en el impuesto a las ganancias de las cooperativas y mutuales que realizan actividades financieras o de seguro, es necesario aclarar los siguientes puntos respecto a las entidades cooperativas:

El objeto de las cooperativas es brindar servicios a los asociados. Nadie lucra consigo mismo.

El asociado paga un precio estimativo que busca cubrir los costos del servicio recibido.

En caso de que el precio cobrado al asociado supere el costo del servicio, el sobrante le es devuelto en concepto de excedente repartible. Esto NO ES UNA GANANCIA, es un valor que vuelve al asociado por el precio pagado en exceso respecto al costo.

Representan, en realidad, un derecho en expectativa del Estado, circunstancia que no se da en ningún otro tipo de organización económica.

Los asociados pagan impuesto a las ganancias sobre los excedentes recibidos de la cooperativa. Incluso por aquellos excedentes que son capitalizados en la misma. Esto es, el asociado paga ganancias por capital que integra en la cooperativa, en beneficio del conjunto de los asociados y de la comunidad.
Las cooperativas tributan anualmente un impuesto sobre su capital, en concepto de Contribución Especial destinada al Fondo de Educación y Promoción Cooperativa. De avanzar con esta reforma tributaria, las cooperativas pagarían dos veces el mismo tributo y además destruiría el espíritu del movimiento con consecuencias nefastas para todo el entramado de la economía social y de todo el sistema productivo y de servicios.

Por todo ello, desde el movimiento cooperativo siempre se ha señalado que el tratamiento de exención que da actualmente la ley del impuesto a las ganancias es incorrecto: lo que debería reconocerse es la no sujeción, en virtud de la no existencia del hecho imponible. Esta adecuación no tendría ningún impacto fiscal, pero simplificaría aspectos administrativos y ajustaría el tratamiento a la naturaleza jurídica de estas entidades.

En consecuencia, proponemos:

Eliminar los artículos 23 y 24 del proyecto de reforma tributaria que impulsa el Gobierno Nacional.

Modificar la ley de impuesto a las ganancias para que sea reconocida la inexistencia del hecho imponible en el caso de las cooperativas, de acuerdo a los antecedentes y el proyecto.

Recordar a los legisladores de nuestra provincia el cumplimiento de lo que se expone en la Constitución de Entre Ríos, en su artículo 76, con respecto a la impronta organizacional y el modelo cooperativo: “(el estado) estimulará la tendencia cooperativista, mutualista, asociativista (…)” y “Protegerá las organizaciones de ese carácter, fomentando su desarrollo, asistencia técnica y fiscalización, garantizando su naturaleza y finalidad.”

 

Las cooperativas son empresas gestionadas democráticamente por sus asociados, cuyo objetivo no es la retribución al capital sino garantizar el acceso a los servicios en condiciones de equidad y transparencia. Para ello requieren un tratamiento tributario acorde a su naturaleza.

“Una sociedad equilibrada precisa la existencia de sectores públicos y privados fuertes y de un fuerte sector cooperativo, mutualista y otras organizaciones sociales y no gubernamentales. Dentro de este contexto, los gobiernos deberían establecer una política y un marco jurídico favorable a las cooperativas y compatible con su naturaleza y función”. (Recomendación 193 de la Organización Internacional del Trabajo).