Arrecian las críticas al fallo contra Lula y se prepara la resistencia

Políticos de diversos espacios, juristas, académicos y personajes de distintas partes del mundo critican el fallo contra Lula y alertan sobre la manipulación mediático – judicial y sobre avance contra la democracia. También señalan que las principales luchas se darán en las calles.

Por Sergio Lanzafame

La grosera condena que recibió el ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, pasará a la historia como un ejemplo de manipulación de la justicia y como una de las operaciones político-mediáticas-judiciales más increíbles.
También será evaluada desde el punto de vista jurídico como uno de los mamarrachos más impresentables.
Por lo pronto, logró que una multitud de analistas, juristas, académicos y personajes de diversas partes del mundo se pronunciaran contra el fallo.
Uno de ellos, el jurista Luiz Moreira dio su parecer al sitio alternativo de comunicación Brasil 247: “El mensaje es que si la justicia puede condenar sin pruebas, entonces puede todo” y advirtió que no es por casualidad que el gran antagonista elegido haya sido Lula. “Creo que no se trata sólo de la criminalización del PT, sino que está en juego la subordinación de las libertades de la sociedad civil a un proyecto de Estado corporativo”.
Para el abogado brasileño y juez jubilado, Inocencio Uchoa, la sentencia es preocupante no sólo por la decisión referente al triplex del Guarujá sin una hilado de valor jurídico, sino por las amenazas que allí se realizan sobre el futuro.
El ex juez explicó que la sentencia de 12 años es sólo una parte del problema. Dice que lo perverso es que se da por sentado que Lula sabía de los robos de Petrobras y que participaba dando indicaciones y nombrando directores corruptos para producir financiación para su partido. Esto formará parte de la jurisprudencia para cualquier otro proceso. Y advierte que si Lula entra a una cárcel “difícilmente saldrá con vida” debido a su edad.
En tanto, el ex sacerdote referente de la corriente de la “teología de la liberación, Leonardo Boff, alertó que la “justicia y el gobierno como un todo está perdiendo el sentido de los límites. Están provocando al pueblo, creando las condiciones para que un pueblo enojado no aguante más y comience una convulsión incontrolable”.
El historiador, Fernando Horta, en tanto fue mucho más a fondo y advirtió que “A Brasil no le queda más recurso que ir a la huelga, la ocupación, la rotura de vidrios y las bombas molotov” y señaló que “nos demoramos mucho creyendo en este cuento de hadas de las instituciones”.
Aunque sin tanta virulencia, desde el Partido de los Trabajadores señalaron con claridad que la lucha que se viene será en las calles.
La senadora Gleisi Hoffmann, titular de la agrupación, anticipó que el PT saldrá a las calles y organizará huelgas como parte de un programa de lucha para mantener viva la candidatura de Lula.
Para eso contará con el apoyo clave de la CUT, Central Única de Trabajadores, que ya avisó que si el próximo 19 de febrero el gobierno aprueba la reforma previsional, tal como anunció, Brasil tendrá el mayor paro general de su historia. El presidente de la CUT, Vagner Freitas, dijo que “Tenemos que hacer una rebelión para garantizar el estado democrático de derecho. No vamos a dejar que los capitalistas quiebren la Constitución” y anunció que apoyarán de todos modos a Lula. “La CUT nació defendiendo a la democracia y por eso resistiremos los ataques golpistas contra los trabajadores y contra Lula.”
Solidaridad internacional
La solidaridad de los líderes latinoamericanos tampoco se hizo esperar. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, expresó su “absoluta solidaridad y respaldo” a Lula. “Resulta inaceptable y contrario a los principios democráticos que la derecha brasileña, con el acuerdo de los poderosos medios de comunicación, manipule las instituciones judiciales con la intención manifiesta de truncar el regreso de la revolución popular de Brasil”.
Desde Bolivia también se expresó Evo Morales. Dijo que Lula fue sentenciado “injustamente” y que fue víctima de “una conspiración para impedir que sea candidato”.
También se expresaron en esa misma línea la ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, el ex presidente uruguayo José Pepe Mujica, la senadora colombiana Piedad Córdoba y el premio nóbel de la paz argentino Adolfo Pérez Esquivel.
En tanto, el destacado sociólogo portugués, Boaventura de Sousa Santos, alertó que “la democracia brasileña está en peligro, y solamente las fuerzas políticas de izquierda y centro izquierda la pueden salvar”. Al respecto trazó el camino al señalar que “la unidad de las fuerzas de izquierda debe ser programática”
Críticas de medios internacionales e intervención de la ONU
Hernán Gómez Bruera, periodista especializado en América Latina del diario The New York Times, lanzó duras críticas a la decisión de la Corte y la acusó de dar “carta blanca” a un “conjunto de peligrosas prácticas legales que crean un estado de excepción típico de regímenes autoritarios”. “Parece que en el poder judicial brasileño vale todo en los juicios contra la corrupción. Desde romper las reglas del proceso criminal, hasta inventar figuras legales inexistentes o manipular mecanismos de detención preventiva”.
Desde la defensa de Lula ya se plantea llevar el caso a la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El abogado de la Comisión de Derechos Humanos de la organización, el australiano Geoffrey Robertson, será el encargado de hacerlo.
El jurista criticó la decisión del Tribunal y señaló que “Lula no se benefició, ni recibió ningún departamento, no hay corrupción y no hay evidencia, no hay crimen”. Robertson actúa en la defensa de Lula desde 2016 cuando el caso fue llevado a la ONU para denunciar los abusos cometidos por el juez de primera instancia Sergio Moro.
Robertson es “Queen’s Counsel”, es decir, un “consejero de la reina” de Inglaterra.
OGlobo en la mira
Una de las acciones más interesantes que sucedieron durante la lectura del fallo que terminó con la condena a Lula fue la toma (por un corto lapso) de uno de los edificios de la mayor empresa de medios de comunicación de Brasil, la Rede Globo, por parte de manifestantes.
Este es otro de los efectos que puede producir este histórico fallo. Una toma de conciencia mayor sobre la influencia de estos gigantes de la comunicación en la política del país.
João Pedro Stedile, de la Dirección Nacional del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) afirmó que OGlobo patrocinó el golpe para impedir la candidatura de Lula y señala que no habrá posibilidades de democracia en Brasil sin democratización de los medios de comunicación.
Para el periodista Paulo Henrique Amorim, la Rede Globo tuvo que ver con el golpe a Dilma Rousseff. Y aunque dice que el poder de la emisora no es suficiente para decidir una elección presidencial, sin OGlobo no habría golpe.
Es interesante recordar la frase que dijo una de las editoras del diario Folha de Sao Paulo, Maria Judith de Brito, en 2010. “En la situación actual, en que los partidos de oposición están muy raquíticos, les cabe a los diarios ejercer el papel de los partidos políticos”.
A confesión de partes…..