8 M 18. DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA

PARO INTERNACIONAL DE MUJERES

GUALEGUAYCHÚ, ENTRE RÍOS, ARGENTINA

Una vez más, como hace un año, las mujeres paramos. Hacemos temblar la tierra en más de 50 países. Paramos todas, porque todas somos trabajadoras: las ocupadas y desocupadas, las asalariadas y las que cobramos subsidios, las trabajadoras de la economía popular y las que realizamos tareas domésticas y de cuidado. Todas; mujeres, lesbianas, trans y travestis, ¡¡¡porque trabajadoras somos todas!!! Todas forjando un mismo camino: el de la lucha por la equidad de género.

Paramos porque hay un contexto que nos impulsa a hacerlo; es un contexto regional, nacional, latinoamericano, e internacional. Porque cuando las mujeres hacemos alarde de la palabra sororidad, estamos aludiendo al término que nos agrupa sin fronteras. Es una palabra bien definida, cálida y delineada. La voz de las mujeres denuncia, pero no denuncia personas, denuncia la atrocidad de un sistema que nos atropella por ser capitalista, patriarcal, machista y racista. Por eso es político el feminismo.

 

Cuando denunciamos el pavoroso sistema global estamos diciendo ¡basta de precarización laboral, basta de precarización de la vida, basta de contaminación, basta de capitalismo, basta de feminicidios, basta de colonizar nuestros cuerpos, basta de sociedades patriarcales, basta… ¡

Por eso es un hecho político; porque la lucha de las mujeres no es una lucha “privada”, es una lucha de todes, para todes; y como las mujeres estamos en todos los espacios, en definitiva es la interconexión de luchas.

Paramos porque el “paro” supone un freno, una demostración de cuerpos y convicciones que esperan provocar un quiebre, un momento de transformación.

Porque pensamos el paro como un momento pedagógico para nosotras y para todas las mujeres, un momento que nos permita plantearnos desafíos, encontrar y construir respuestas conjuntas que le den un sentido de lucha a cada instante de nuestras vidas.

Por esta razón es que repudiamos las recientes provocadoras declaraciones del gobernador de la provincia de Entre Ríos, Gustavo Bordet, quien usando un discurso machista degradó el paro internacional de mujeres, calificándolo de excesivo, manifestando que el mejor homenaje en el día de la mujer es trabajar y educar a nuestros hijos.

Contrariamente queremos hacer énfasis en ellas, quienes nos inspiran, quienes son nuestro ejemplo de lucha, perseverancia y convicción: las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, las mujeres de nuestra historia cercana, las que dan pelea y siguen buscando la verdad. Repudiamos la prisión domiciliaria a los represores y gritamos ¡cárcel común a los genocidas¡ ¡No al negacionismo, son 30.000 desaparecidas y desaparecidos! ¡No olvidamos ni nos reconciliamos!

Paramos contra el ajuste y la precarización laboral que se viene implementando continuamente por parte del gobierno nacional y los gobiernos provinciales, empobreciendo nuestras  vidas, con una inflación incontrolable que hace que nuestros ingresos no alcancen para sostener una vida con dignidad, precarizando nuestras vidas.

Denunciamos la violencia económica que empobrece principalmente a las mujeres, marchamos por las mujeres en situación de calle y decimos que ésta también es violencia de género.

Por el cese de los despidos y la flexibilización laboral que intentan disciplinar a la clase trabajadora. Apoyamos las luchas de las docentes,  las trabajadoras del INTI, del Hospital Posadas y las luchas de las empleadas estatales. Pedimos la reincorporación de todas y todos lxs despedidxs.

Decimos ¡basta de precarización laboral de las trabajadoras municipales, provinciales, nacionales y de entes privados, haciendo énfasis en aquellas profesionales vinculadas a la asistencia y el cuidado de personas, que en su mayoría somos las mujeres quienes ocupamos esos lugares!

Exigimos que el trabajo doméstico y reproductivo que realizamos las mujeres de forma gratuita sea reconocido en su aporte como valor económico.

Paramos porque rechazamos rotundamente la Ley de reforma previsional, que no hace otra cosa que atacar nuestros derechos conquistados  históricamente por el pueblo. ¡No a la suba de edad jubilatoria para las mujeres!

Rechazamos el recorte de la AUH y de todos los programas sociales, así como la sorpresiva quita de pensiones contributivas y no contributivas.

Queremos y necesitamos Licencias por violencia de género, así como Licencias más amplias por maternidad y paternidad.

Reclamamos la implementación y ampliación en todo el país de la Ley de Cupo Laboral para personas trans, travestis y transgénero, para mujeres con discapacidad y mujeres indígenas.

Paramos por mayor representación de mujeres en las cúpulas sindicales y paridad en la representación gremial.

Exigimos instituciones que trabajen desde una perspectiva de género, escuelas, hospitales, fuerzas de seguridad que no nos discriminen, no nos repriman, no nos invisibilicen. Denunciamos la justicia patriarcal  y pedimos una justicia humanizada con jueces y juezas que apliquen la ley protegiéndonos de la violencia de género.

Apoyamos y nos solidarizamos con la lucha de las y los docentes, quienes bastardiados por los gobiernos, nacional y provinciales, acompañan los procesos pedagógicos de todas y todos nuestros gurises, ¡por paritarias sin techo, porque las y los docentes luchando también están enseñando!

Exigimos que el gobierno nacional deje de recortar en programas de Violencia de Género, Educación sexual integral y de Salud Sexual y Procreación Responsable. Exigimos el cumplimiento de la ley de educación sexual integral. Que nuestros niños, niñas y adolescentes reciban educación sexual integral en cada escuela del país, que se nos eduque para que seamos libres y podamos construir relaciones sanas sin violencias.

¡Abajo la Cobertura Universal Sanitaria que es la privatización encubierta de la salud pública!

Paramos para que el Congreso Nacional apruebe el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, presentado en 2018 por séptima vez, por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Porque el aborto clandestino es la principal causa de muerte de mujeres gestantes. Porque es vulnerando un derecho humano básico, el aborto ilegal es feminicidio en manos del estado, y una deuda de nuestra democracia. Exigimos que se proceda sin prejuicios profesionales, a la interrupción legal del embarazo sea por la causal que sea. ¡Es ley! ¡Ninguna mujer presa ni muerta por abortar! ¡Basta de criminalizar nuestros cuerpos y decisiones! ¡Vivas y Libres Nos Queremos! “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.

También le decimos basta a la violencia obstétrica: nosotras elegimos cuándo, cómo, dónde y con quién parir.

Por cuerpos libres es que demandamos la difusión de la vasectomía como un método anticonceptivo posible. No al vaciamiento del programa de salud sexual integral, que no haya faltantes de insumos y se amplíe la edad de cobertura de los métodos anticonceptivos, para todas las personas adolescentes, jóvenes y adultos.

Reclamamos la implementación de la ley de identidad de género. Por la protección de las infancias trans para una vida libre de violencias, de acoso en las escuelas y en los centros de salud.

Venimos a decirle basta a la violencia feminicida y travesticida. Basta de feminicidios: el machismo, la misoginia y el odio hacia lesbianas mujeres bisexuales, travestis y trans nos matan. Paramos para denunciar que el estado es responsable. En Argentina es asesinada una mujer cada 20 horas. Exigimos que se contemplen las desigualdades y las violencias a las que están expuestas las niñas, adolescentes, mujeres, lesbianas, travestis, transexuales y transgénero.

Exigimos cumplimiento efectivo de continuas capacitaciones en género para todas y todos los efectores públicos que intervienen en la problemática de la trata, de la violencia de género y sexual, abarcando el poder judicial, ejecutivo, y personal de las fuerzas de seguridad y del área de salud.

Este gobierno usa la represión, las cacerías contra militantes y la criminalización de la protesta, como métodos de control ciudadano. Exigimos la libertad de todas y todos las/los  luchadoras y luchadores populares y derogación de todas las leyes represivas. Libertad a Milagros Sala, primer presa política del gobierno de Cambiemos.

Basta de gatillo fácil, las fuerzas de seguridad están matando a nuestros gurises en los barrios. Basta. Basta. Y Basta.

Estamos en la calle por la defensa de las semillas y la diversidad de nuestros recursos naturales, estamos en contra de la intoxicación con agrotóxicos que nos envenena y nos mata: ¡paren de fumigarnos! ¡Respeto y protección a la Madre Tierra!

¡Paren con las políticas extractivistas!  Paramos contra el despojo violento de tierras de comunidades indígenas y campesinas. Remarcamos el protagonismo de las mujeres en las luchas comunitarias por la vida y los territorios

Nos pronunciamos contra la violencia mediática que ejercen los medios de comunicación estigmatizando y esteriotipando los géneros, invisibilizando nuestras luchas.

Exigimos la no criminalización del cultivo de marihuana por motivos medicinales y la reglamentación y aplicación de la ley.

 

Porque nuestro “sur” es hacer política construyendo espacios de mujeres en los que podamos compartir testimonios, recorrer nuestras historias, formarnos a través de lecturas, escuchas, recorridos, luchas y miradas. Fluir conjuntamente siendo parte de la historia local, regional, nacional e internacional.

Crear espacios en nuestra ciudad, donde crecemos y hacemos crecer, donde vivimos y queremos seguir viviendo, donde nos conocemos y nos podemos cuidar, nunca perdiendo la capacidad estratégica de organizarnos.

 

Por eso con orgullo hoy decimos: ¡Viva el Día Internacional de las mujeres trabajadoras! ¡Viva el paro internacional de mujeres!