¡La dignidad no se negocia!

En el marco de la lucha popular contra el ajuste neoliberal de la Alianza de derecha “Cambiemos”, las organizaciones sindicales, sociales y políticas llevaron adelante su tercera marcha, que es mucho más que símbolo para constituirse en referente de una nueva construcción amplia y sobre ejes elementales, como ser, la dignidad del trabajador, del pueblo y de las familias.

 

En medio de un desquicio económico pocas veces visto, la Patria Grande, pero especialmente la Argentina está atravesando por una situación que los tibios adjetivan como turbulenta, pero que strictu sensu, se debe mesurar en términos de vidas humanas.

Independientemente de porcentajes o cuestiones financieras, el fondo del debate exige comprender que lo que está en cuestión es una forma de ver y entender la economía, de las definiciones políticas subyacentes, y de cuánto y quienes soportan el embate “solidario” esgrimido por el Gerente presidente Mauricio Macri, quien asumiera procesado en múltiples causas y que, obviamente, representa y gestiona para una clase concreta e identificable: la alta, aún cuando hasta en ello está fallando.

Hoy vemos como cruje la II Alianza, situación que emerge de sus propias contradicciones y de diferencias incuestionables sobre los contenidos ideológicos del PRO y la UCR, aunque los referentes que aparecen en el tablero se esfuercen por expresarse en un mismo sentido, y que la mayoría renieguen de sus orígenes.

Los economistas de las más diversas vertientes y escuelas tienen un diagnóstico común (los que conservan la honestidad intelectual): la política económica del gobierno es insostenible e inviable, y de no introducirse modificaciones sus consecuencias son imprevisibles. Pero ¿Es así? ¿Está fracasando el gobierno o cumpliendo exactamente con sus objetivos?

Son innumerables los datos que abonan la última opción, en especial por la fenomenal transferencia de recursos desde los sectores de las clases populares hacia los de altos ingresos o riquezas, como asimismo por la exorbitante tasa de ganancia de algunas empresas y sectores, por ejemplo, los de la economía agraria concentrada.

El “esfuerzo”, la “solidaridad con el país”, el “sacrificio”, son diáfanamente exigidos a los pobres, los adultos mayores, los trabajadores, las familias de clase media, los estudiantes, la universidades públicas, etc., mientras que concomitante a ello se exime de impuestos y/o retenciones a determinados actores que amasan fortunas con las manos llenas de sangre e inmoralidad.

El cuadro tarifario responde a esta definición y decisión política. No sorprende, aunque si el desparpajo y la velocidad con que lo ejecutan, atreviéndose a tomar medidas que ni la dictadura cívico militar del 76 toco, por caso, rebajas jubilatorias, anulación y quita de pensiones por discapacidad, intento de reforma laboral que excluya aguinaldos y otros derechos, etc.

Como dice Campana: “No hay neoliberalismo sin traidores”, y en este proceso de poco más de dos años, es indudable que la política llevada adelante ha contado con la complicidad y el acompañamiento de muchos espacios políticos y dirigentes (también sindicales, caso CGT), que han obrado como partícipes necesarios del enorme y descarado saqueo al que se ha sometido al país, ergo, a su pueblo. Allí está la reforma previsional, repudiada por más del setenta por ciento de la población y que ninguna persona cuyas convicciones transiten por el campo popular podrían consentir. O bien el proyecto de presupuesto. O el pago sin más a los Fondos Buitres, despreciando una lucha reconocida a nivel global en contra de estos fondos especulativos y que incluso motivó debates en foros y la emisión de un tratado para terminar con esta estafa mundial.

Ante este panorama, las bases y algunas organizaciones de diferentes tipos han reaccionado. Algunas desde el inicio de lo que el 10 de diciembre, mejor dicho, lo que desde el inicio representaba Cambiemos, otras con el devenir y las consecuencias nefastas del plan implementado. Cabe aclarar, como ya se dijo, nefastas para el pueblo, no así para los sectores concentrados de la economía.

Estas emergencias no son novedosas ni extrañas al campo popular, cuando, por ejemplo, la CTA con el gigante Germán Abdala se plantó ante el neoliberalismo explícito de Carlos Saúl Menem, junto con el MTA (Movimiento de Trabajadores de la Argentina, liderado por Hugo Moyano) y el surgimiento del Movimiento Piquetero uno de cuyos referentes fundamentales es el maestro Luis D’Elía, entre otros. La Derecha, en sus diversas expresiones y momentos históricos fue pariendo la resistencia, que independientemente de constituirse en un dique de contención y barricada contra el despojo, ha logrado  sintetizar en propuestas políticas una salida hacia adelante. Un caso paradigmático es el Programa de la CGT de los Argentinos del 1° de Mayo de 1968. Allí están las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo como otro testimonio de esta respuesta nacidas de las entrañas del dolor, pero también de la esperanza y de la lucha. La organización Tupac Amaru, con su impresionante labor de liberación y construcción social en medio de pueblos diezmados y fragmentados. La síntesis que significó la llegada al poder de Néstor Kirchner, aún cuando la transversalidad quedó a medio camino. Si bien se podrían citar otros casos, basta para argumentar.

En este nuevo marco, la Multisectorial contra los tarifazos Gualeguaychú, promovida por la CTA de los Trabajadores, se ha constituido en un espacio de construcción colectiva, amplia, democrática y efectiva para responder a esta nueva avanzada neoliberal, cuyas características fundamentales son la de ser despiadada, insensible y siniestra.

En esta herramienta política confluyen organizaciones sindicales, sociales, culturales, políticas, religiosas, de vecinos, etc, y que han comprendido que ante esta coyuntura y la devastación que está sufriendo el país, la única alternativa posible es la unidad, la militancia y la propuesta. No es mera queja, sino también posicionamiento y proposición.

Jubilados, maestros, trabajadores, desocupados, discapacitados, estudiantes, militantes, dirigentes, etc., se reúnen, organización, debaten, sintetizan, superan tensiones y ocupan el lugar propio de lo popular: la calle. En efecto, no existe justicia social real sin el protagonismo de las luchas populares, y esas luchas se dan en todos los espacios, pero se visibilizan en lo público. La célebre frase “la calle es nuestra”, es mucho más que una expresión verbal para constituirse en una construcción político cultural.

Las tarifas, impagables, incomprensibles, injustas, injustificadas, distorsivas, insostenibles, han sido el catalizador final para poner en marcha esta construcción colectiva, plural y necesaria. El dramatismo de ver un  jubilado llorando por tener que elegir entre medicamentos y alimentos en medio de la ausencia del PAMI, las PYMES en la disyuntiva de pagar salarios o servicios, el salario de los trabajadores que deben elegir entre el alquiler o la luz, las familias que optan por el frío ante la imposibilidad del precio exorbitante del gas, las cooperativas que se tornan insostenibles dejando en la calle a cientos de trabajadores, son el combustible que culmina en esta “esperanza emergente de la tremenda crisis inventada por Cambiemos”.

En ese marco s e llevó adelante la tercera marcha contra el tarifazo, contra la llegada del FMI, la reforma previsional ya aprobada escandalosamente y la reforma laboral en ciernes, que pretende retrotraer la cuestión laboral al siglo XIX, anhelo siempre vigente de los sectores reaccionarios y las patronales agrarias.

En este momento histórico, la Multisectorial es mucho más que una expresión de deseo, y como dice uno de sus máximos referentes, Diego Sánchez, “No pasaron, no pasarán, con amplitud, organización y lucha en la calle o donde de lugar”. Una vez más, es el campo popular y sus organizaciones de base, las coherentes con sus convicciones, las que viabilizan la alternativa concreta y posible.

La marcha del 14 de junio es mucho más que una expresión sectorial, es un vértice, un sino, una encrucijada que marca un antes y un después. Muchos espacios políticos ya lo entendieron. No se trata de candidatos o de nombres. Aún cuando muchos todavía sigan jugando a al Antón Pirulero.

Declaración de la Multisectorial contra el Tarifazo Gualeguaychú

14 de Junio 2018

En el marco de la jornada de Paro y Movilización convocada a nivel Nacional, la Multisectorial de Gualeguaychú, se moviliza contra el tarifazo, el FMI y los Despidos. Esta es la tercera convocatoria en esta esquina de 25 de Mayo y Rocamora, nos volvemos a encontrar para decir una vez mas BASTA!!!

Somos ciudadanas y ciudadanos de Gualeguaychú, que decidimos movilizarnos ante el excesivo aumento de los servicios de gas y electricidad. Facturas impagables que llegan a nuestras casas, obligándonos a destinar gran parte de nuestros salarios al pago de las mismas. Otros y otras se enfrentan a otra disyuntiva, garantizar un plato de comida o pagar la luz. Es así que se multiplican los cortes en distintos lugares de la ciudad, obligando a muchos y muchas a la clandestinidad y al riesgo de esas conexiones. Reclamamos porque entendemos que el acceso a estos servicios es un Derecho Humano.

Estos Tarifazos se producen en un contexto en que la inflación no cesa, encareciendo los artículos de primera necesidad, desde el gobierno se impulsan paritarias a la baja con un techo del 15%, un dolar que trepa a mas de 26 pesos devaluando nuestros ingresos.

A todo esto le venimos a decir BASTA… al deterioro de nuestra vida le venimos a decir BASTA… El gobierno nacional de Mauricio Macri, profundiza su política de transferencia de recursos de los sectores populares y los trabajadores a los sectores mas concentrados de la economía argentina.

Por eso, cuando hubo una ley del congreso que nos protegía del tarifazo: la vetó, para continuar protegiendo los intereses de sus socios. Porque decimos BASTA, al manoseo que sufren nuestros abuelos, con una reforma previsional que les quitó alrededor del 10% de su sueldo, y localmente la pésima atención que reciben en PAMI local…en manos de una empresa privada. Estamos en la calle, en unidad y en la pluralidad, para decir BASTA de Despidos, no mas trabajadores y trabajadoras en la calle, NO A LOS DESPIDOS EN UNILEVER. BASTA de negarle la dignidad a nuestro pueblo… Por eso hoy también decimos, NO A LA REFORMA LABORAL…!!! Hoy, volvimos a movilizarnos, para decirle NO… a los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional….que claramente vuelven a condenar a nuestro país a las exigencias de un organismo que solo ha llevado miseria, hambre, desocupación en cada rincón del mundo donde a metido la nariz.

Ya vivimos en nuestro país las consecuencias de las políticas del Fondo, recordamos ese 2001…por eso decimos BASTA.!!!

Sabemos, que la única manera de enfrentar estas políticas neoliberales que pretende imponernos Macri, es con UNIDAD, con movilización y con organización. La mas amplia construcción de los trabajadores y trabajadoras y de los sectores populares para frenar el ajuste y la entrega, que este gobierno está haciendo. Hoy hemos podido construir esta herramienta y estamos en pie de lucha…pero falta mas…faltan muchos mas…hay que ir a buscarlos…sin mezquindades ni especulaciones…con los brazos abiertos y con la convicción de que es la UNIDAD la fuerza…. Viva la Multisectorial de todos y todas!!!!….nos nos detendremos…seguiremos en las calles…!!! No mas tarifazos No mas vetos a las leyes que benefician al pueblo No mas despidos de compañeros y compañeras Solidaridad con los compañeros de UNILEVER y sus Familias.. No al FMI… Si a la unidad…si a la organización… si a la movilización…

La multisectorial somos: CTA-T, CTA-A, AGMER, ATM, SUTNA, APJGas, Secretaría Gremial y Comisión Interna AOT, Corriente René Salamanca, Corriente Nacional Agustín Tosco, Unidad Jóven, MTR- CUBa, La Cuchimarra, Organización Barrial Norte, Enredada Feminista, Colectivo Me Hago Cargo, Espacio Cultural Folclore del Encuentro, Movimiento Cooperativo, Centro de Estudiantes del IES, Partido Comunista, Partido Comunista Congreso Extraordinario, Partido Solidaridad e Igualdad, Frente Grande, Patria Justa, La Pocho Perón, Centro “Comunitario El Galpón ” Barrios Zupichini y Anhelado Sueño. Adhieren: CAMAM, Sindicato Aceiteros.