¿Quien Mató a Rosendo?

Es importante que se conozcan a los auténticos cuadros obreros de la resistencia peronista. Raymundo Villaflor es uno de ellos, ¿Los sabrán los jóvenes militantes?

Por Osvaldo Delmonte

Raymundo es el segundo empezando por la derecha

Sobre la gran huelga metalúrgica del año 1956. Así lo relata Rodolfo Walsh en el libro “QUIEN MATO A ROSENDO”, fragmento del Capítulo referido a Raymundo Villaflor.

“….Cuando se formó el comité de huelga de treinta miembros, Raimundo era el más joven. Le tocó el enlace con la fábrica más difícil, la Ferrum, que estaba al lado de Gendarmería, además de Tamet, Sánchez y Gurmendi, Gálvez. La policía los buscó, pero nadie sospechaba de ese muchacho que andaba por ahí, con la campera en la mano, comiendo una manzana. El que se dio cuenta fue el oficial Plomer, de la segunda de Lanús. Le allanó la casa, pero ya estaba en Dock Sur. Y cuando lo buscó en Dock Sur, estaba en Berazategui. Al fin cayeron todos, menos él.

Me acuerdo que fue en la calle Catamarca, de Lanús Este, éramos veintinueve

miembros del plenario cuando llegó la brigada con camiones, toda la patota. Varios se tiraron de la azotea, pero cayeron en un gallinero, y uno se quebró una pierna.

El que cayó bien fui yo. Entonces empezaron a tirar, con carabina incluso.

Salté tres alambrados antes de salir a la calle. Cuando iba a saltar el último, venía conmigo un compañero que fumaba mucho, y ya no corría, trotaba, y justo en el momento en que yo iba a saltar, pegan dos tiros contra una pared, y él se quedó parado. Pero yo salté, corrí un tranvía y lo agarré, aunque iba con los nueve puntos.

Me saqué la campera y volví, los estaban subiendo al camión policial. La gente se amontonaba, y la policía dijo que eran ladrones, qué grande: una banda de veintinueve ladrones. Entonces ellos gritaban: “¡No somos ladrones, somos obreros!”, pero igual los llevaron.

El comité de huelga de Avellaneda había quedado reducido a este muchacho de

estatura mediana y ojos oscuros. Pisándole los talones iba casi siempre un chico

nervioso, de humor descomunal: su hermano Rolando, tres años menor, que después recordará esa época con nostalgia y admiración:

 -Qué lija que corrimos, Dios me libre. Pescabamos ranas de los arroyos, comíamos puerro, ¿te acordás, Pelusa?

 Raimundo se acuerda.

 En Quilmes lo corrió la policía, se tuvo que tirar de un tren.

 

Cambiaba de casa y seguía activando. Cuando el plenario nacional levantó la huelga, volvió a su fábrica, se sentó en el cordón de la vereda. El personal lo rodeó antes de entrar. Les explicó que ahora había que pelear por los presos.

La gente, con tantos días de huelga, no estaba quebrada. Y había una mishiadura… pero la gente no estaba quebrada.

Ahora resulta que adentro de la fábrica me estaba esperando el principal Plomer. Estuvo allí toda la noche, era mi sombra negra, igual que el policía ése que persigue a Jean Valjean en “Los Miserables”, ¿cómo se llamaba?

De un auto bajaron otros dos con ametralladoras, y el preso fui yo. Catorce días incomunicado en Lanús, eran esos días de cuarenta grados de calor, perdí siete kilos en el calabocito ése. Diez días en Olmos. Cuando el oficial me dio la libertad, me dijo: “Espero no verlo más por acá”. Y yo le dije: “En cada huelga que haya, nos va a encontrar siempre…” [1]

 

Raymundo Villaflor fue secuestrado en Florencio Varela en agosto del año 1979 junto a Enrique Ardeti, este último es nacido en nuestra ciudad, ambos se encuentran desaparecidos.

Raymundo Villaflor y Enrique Ardeti compartían un taller de reparaciones de artículos electrodomésticos intentando sobrevivir en la noche más oscura de la dictadura militar.

Rodolfo Walsh tenía una gran admiración por estos cuadros obreros paridos en la Resistencia Peronista.

                                                              Osvaldo Delmonte

 

 

Copia de la dedicatoria de Rodolfo Walsh dedicado a Raymundo y remitido a su hija Laurita. Hace unos años en la Federación Gráfica se le hizo un homenaje a Villaflor y un compañero que tenía el libro con la dedicatoria y se lo devolvió a su hija.

 

 

 

Cabe la pregunta: ¿Quién mató a Rosendo?

 

 

 

 

 

 

[1] Walsh,Rodolfo , ¿ Quién mató a Rosendo?, ediciones de la flor