YO NO QUIERO VOLVER A LA “NORMALIDAD” ¿Y USTED?

En la pandemia hay muchas concepciones, miradas, perspectivas. Algunas transitan el sendero de la falta total de empatía, la irresponsabilidad social y hasta el egoísmo más atróz. Otras, por el contrario, en otras abunda este rasgo que nunca debería perderse de humanismo y solidaridad. E aquí una opinión en este último sentido.

Por Christian Leissa*

En estos tiempos de pandemia mucho se habla del regreso a la “normalidad”, es más, me atrevo a decir que es el máximo anhelo de la gran mayoría. Ahora bien ¿de qué normalidad estamos hablando? ¿Qué es acaso lo normal? ¿Normalidad como hegemonía?

Si la normalidad implica volver a reproducir un sistema capitalista de consumo, donde las personas valen únicamente por los bienes materiales que tienen y no por lo que son como seres humanos, conmigo no cuenten.

Si la normalidad es volver a naturalizar un mundo donde hay gente que no tiene para comer y se muere de hambre, mientras otros tiran la comida, conmigo no cuenten.

Acaso esa normalidad es seguir pagando dinero por mascotas, mientras otros las abandonan y hay miles en adopción y donde matar animales por puro placer le dicen “deporte” como la cacería o la corrida de toros, si la respuesta es sí, conmigo no cuenten.

Si lo normal es que el 1% de los ricos de la población mundial tengan el mismo patrimonio que el 99% restante de la población mundial, conmigo no cuenten.

Si la normalidad de este mundo es que se siga matando gente por su color de piel, género, orientación sexual, ideológica o religiosa, conmigo no cuenten.

Si lo normal es que el sistema educativo siga enseñando más a obedecer que a pensar, que siga enseñando contenidos más orientados al mercado que al beneficio de la humanidad, donde lo nuevo siempre es lo mejor y lo viejo se descarta (como se hace con las personas), donde se siga notando la diferencia entre escuelas para ricos y escuelas para pobres, donde las injusticias sociales no sean abordadas como contenidos escolares a enseñar, discutir y repensar estrategias para un mundo mejor, conmigo no cuenten.

Si la normalidad es volver a un sistema basado en el individualismo, la acumulación y especulación financiera, la competencia feroz, la meritocracia, la explotación desmedida de los recursos naturales, donde las empresas transnacionales tienen “licencia” para explotar trabajadores, contaminar y matar, donde la biopolítica es una quimera y donde el dinero vale más que la salud y la vida, conmigo no cuenten.

Si lo normal es un mundo donde la tierra y el dinero se concentran en pocas manos, donde las máquinas reemplazan a los hombres, una aplicación a un docente, un emoticón a un abrazo y un grupo de Whatsapp a amigos o familiares de carne y hueso, conmigo no cuenten.

Si la normalidad es que las clases medias y los pobres paguen más impuestos que los ricos. Que tener trabajo, educación, salud y poder comer sea un “privilegio” y no un “derecho humano”, conmigo no cuenten.

Por todo lo anterior y mucho más: YO NO QUIERO VOLVER A LA “NORMALIDAD” ¿Y USTED?

*Christián Fabián Leissa. Docente y escritor. Escrito el 29 de mayo de 2020 luego de 71 días de aislamiento por la pandemia de Coronavirus Covid 19.