El nacimiento de una Confederación de Trabajadores diferente

Declaración de principios CTERA

 

 

 

 

Extracto del Acta Nº 1 del Congreso de CTERA de Huerta Grande, Córdoba, del 31 de julio al 4 de agosto de 1973

El profundo proceso de transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales que nuestra Patria necesita, para eliminar la dependencia, concretar una sociedad justa y el pleno ejercicio de la democracia, requiere que la educación propenda al desarrollo de la conciencia y actitudes científicas y críticas de los educandos frente a la realidad y la sociedad, a fin de que impulsen ese proceso, realizándose así, social y personalmente. El trabajador de la educación, está trascendiendo la condición de transmisor de conocimientos para actuar permanentemente como un factor importante del avance social que posibilitará la auténtica liberación del hombre, la patria y los pueblos. Organizados los trabajadores, de la educación de acuerdo con los principios fundamentales de la democracia sindical, bregaran por la defensa y materialización de los intereses generales y particulares de su sector, de los demás trabajadores, y por el progreso del país. Por lo expuesto precedentemente, al normar la vida de su institución, los trabajadores de la educación tienen los siguientes principios fundamentales de su accionar:

1. La educación es un derecho de todo el pueblo y por lo tanto, constituye un deber y una función imprescriptible, e indelegable del Estado que responderá a las necesidades individuales y sociales del hombre argentino.

2. La educación debe ser común, única, gratuita, obligatoria, no dogmática, científica, coeducativa y asistencial y contar con los recursos necesarios, suficientes y permanentes para lograr en los distintos niveles, una real igualdad de oportunidades para todos, la que sólo puede tener plena vigencia eliminándose las trabas sociales, económicas y culturales que la impiden.

3. La formación del trabajador de la educación y el otorgamiento de sus títulos para todos los niveles y modalidades es función exclusiva e inalienable del Estado.

4. El trabajador de la educación debe participar activamente en el gobierno, planeamiento y político de la educación, a través de su organización gremial.

5. Es obligación de la organización gremial defender los derechos profesionales, laborales, salariales, provisionales, asistenciales y culturales de todos los trabajadores de la educación en actividad, pasividad o aspirantes a cargos, sin distinción de ramas, niveles ni jurisdicciones. Esta misma defensa, con respecto a los trabajadores de la educación que se desempeñan en el sector privado, de ninguna manera significará convalidar la privatización del sistema educativo.

6. Toda discriminación política, religiosa, racial o ideológica es rechazada por la entidad que mantendrá absoluta prescindencia de toda posición político-partidaria o confesional, sin que esto obste el ejercicio que, como ciudadanos, hagan sus miembros de los derechos y libertades que emanen de la Constitución o de sus leyes y de los derechos humanos que, como, conquistas, surjan de las luchas populares.

7. Todas las organizaciones gremiales que agrupan a los trabajadores de la educación del país son hermanas. Serán admitidas en el seno de la CTERA a condición de compartir sus principios y encuadrarse dentro de las normas estatutarias.

8. La Solidaridad es la base de la acción gremial de la entidad. Suscriben la presente, los representantes titulares de las delegaciones asistentes.

CTERA. Libro de Actas. Acta Nº 1. Congreso de la Unidad Docente. Sesiones preparatorias.

pp. 50-53. Huerta Grande, Córdoba, 31/07 al 047/08/1973.

 

Marina Vilte…

Una maestra

Secretaria General del Gremio Docente de Jujuy.
1973 – Se produce la histórica unificación de los trabajadores de la educación en Huerta Grande nace CTERA. Marina Vilte es elegida para integrar la junta ejecutiva.
1976 – Tres años después la secuestraron

  • Por defender la educación popular
  • Por luchar por las condiciones de trabajo de los maestros
  • Por tratar de Liberar del Hambre y la Miseria a los Niños…

Las planillas de la Dictadura no pudieron con ella; aún figura como Docente de la Escuela No. 38 “Juanita Estivel”.

La Esperamos.

 

Isauro Arancibia…

Isauro sabía que lo consideraban “peligroso” y había sido amenazado por la Triple A.
“Francisco Isauro Arancibia ya te advertimos una vez lobo disfrazado de oveja, están sentenciado a muerte: serás ejecutado como todos los extremistas. Te damos la última oportunidad: debes desaparecer antes del 1 de marzo cuando terminemos en Córdoba se inicia la etapa final en Tucumán. ‘Adiós guerrillero’ A.A.A.”.

Francisco Isauro y Arturo René Arancibia, su hermano, fueron asesinados el 24 de marzo de 1976 por personal civil y policial en el local de la Agremiación de Educadores de la Provincia (A.T.E.P.) donde residían.
Con dos escopetas de caza, resistieron y dieron muerte a uno de los asesinos, cayendo ellos después. El cuerpo de Isauro Arancibia tenía más de cien balazos.

Fue maestro y, como tal, una expresión cabal de reciedumbre moral, de aguda percepción del tiempo que nos toca vivir, de coraje cívico, de una inquebrantable voluntad para luchar y de una gran sensibilidad para comprender los problemas sociales.  Fuente CTERA

¡Presente!