El curro de los Derechos Humanos

Por Alfonsina Rodríguez

Abogada, y asesora parlamentaria

Los derechos humanos son ante todo una Política de Estado, son memoria verdad y justicia frente a los delitos de lesa humanidad cometidos por la última dictadura Cívico-Militar, pero también son el acceso a una vivienda digna, a la educación, a la fuente laboral, a un salario justo, a la salud, a la libertad, a la protección integral, a la igualdad real de oportunidades, como una concepción amplia de los derechos humanos.

Entonces ¿Qué son los derechos humanos?

Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción de nacionalidad, sexo, color, religión, lengua, cultura, afinidad política o condición social. “Todos los derechos humanos son universales, indivisibles e interdependientes y están relacionados entre sí. La comunidad internacional debe tratar los derechos humanos de forma global y de manera justa y equitativa, en pie de igualdad y dándoles a todos el mismo peso. Debe tenerse en cuenta la importancia de las particularidades nacionales y regionales, así como de los diversos patrimonios históricos, culturales y religiosos, pero los Estados tienen el deber, sean cuales fueren sus sistemas políticos, económicos y culturales, de promover y proteger todos los derechos humanos y las libertades fundamentales” (Conferencia Mundial de Derechos Humanos, Viena en 1993).

El Estado es el principal garante del respeto a los derechos humanos como así también quien impulsa todo tipo de políticas públicas en pos de dar cumplimiento a estos. Es decir es este, el principal responsable de adoptar medidas para lograr el real y efectivo goce por parte de la población, de los derechos humanos. Las políticas públicas sobre derechos humanos comprenden los derechos civiles, sociales, económicos, políticos, culturales y de incidencia colectiva y dada su tranversalidad todas las aéreas del estado en su propia acción están poniendo –o no- en práctica los derechos humanos. Se debe concebir a los derechos humano como una Política de Estado y no como una serie de políticas disociadas y aisladas, esto implica una articulación entre las distintas aéreas del Estado y la sociedad civil en busca de la construcción de una democracia plena, teniendo en cuenta los ejes de las demandas sociales.

Defender y contribuir al real ejercicio de los derechos humanos no es solo construir ciudadanía, sino también garantizar el desarrollo integral de la población, y es un trabajo conjunto entre Estado y sociedad Civil, estos últimos juegan un papel fundamental a la hora de exigir la promoción y protección de los derechos humanos en pos de construir una sociedad mas justa y equitativa, donde se vean representados los intereses de todos y no solo de unos pocos.

Si los derechos humanos son praxis, son políticas públicas y el estado es el principal impulsor y garante de estos ¿Cómo nos encontramos hoy frente a una nueva realidad, a partir del triunfo de la alianza cambiemos? Este año nos encuentra con una particularidad, nos encuentra debatiendo Políticas de Estado respecto a los derechos humanos. Durante los últimos años estos ocuparon un rol central dentro de las políticas llevadas a cabo por el gobiernos kirchnerista, y hoy nos encontramos en un retroceso, debatiendo sobre principios ya consagrados, nos encontramos debatiendo el número de desaparecidos, nos encontramos entendiendo que los derechos humanos son un curro, palabras expresadas por el actual Presidente de la Nación, con despedidos, con un mayor crecimiento de los índices de pobreza e indigencia, con un gran desentendimiento del estado respecto de su obligación de velar por el respeto a los derechos humanos y las libertades individuales y un profundo endeudamiento. Nos encontramos entonces en un contexto que nos invita a reflexionar como así también a que las masas populares una vez más estén en alerta y al pie de la lucha en búsqueda de una democracia social que respete estos derechos que son de todos, por encima de determinados intereses que son de unos pocos. Justamente estos pocos son los que se encargan de deslegitimar las políticas sociales y las políticas de memoria, verdad y justicia. Para esto, una herramienta fundamental son los medios de comunicación quienes intervienen directamente en la formación de opinión pública, con un claro mensaje de deslegitimación de la consagración de derechos llevada a cabo por el gobierno anterior frente a los intereses de los grandes grupos económico, los mismos responsables encubiertos y favorecidos por la última dictadura cívico-militar.

Hoy quieren deslegitimar políticas públicas llevadas a cabo por el periodo kirchnerista donde se produjo una de las transformaciones sociales más importantes. Seguramente con aciertos y muchos error el estado fue praxis y los derechos humanos una Política de Estado a partir de la reivindicación de los Organismo de Derechos humanos, reapertura de los procesos judiciales de delitos de lesa humanidad, además de la creación del Archivo Nacional de la memoria, y el espacio de la memoria en la Ex ESMA. Conjuntamente con un activo trabajo con estos organismos, el Estado Argentino busco ponerle fin a tantos años de impunidad respecto a estos delitos, y convertir en Políticas de Estado la preservación de la memoria y la búsqueda de verdad y justicia.

Otra gran exigencia de la sociedad argentina era la vulneración de derechos fundamentales, fruto de las fuertes demandas sociales a las que nos llevaron con políticas y recetas neoliberales aplicadas durante los años 90’ que estallaron en el año 2001 y como consecuencia de esto grandes sectores se hundieron en la pobreza y en la marginalidad, el resultado fue la dificultad de la población para ejercer los derechos civiles, políticos y económicos. A partir de este contexto y con la llegada del gobierno kirchnerista, quien priorizo fuertemente la inclusión social y  la redistribución de las riquezas, es que comienza un nuevo periodo en la búsqueda de una democracia social, que se demuestra con hechos y no solo con discursos teóricos y recetas económicas.  Es un periodo donde el Estado tiene un rol fundamental haciéndose eco de las fuertes demandas sociales e interviniendo fuertemente. Esto se hizo evidente a trasvés de fuertes medidas que impactaron positivamente en la población, principalmente apuntaron a los sectores sociales en situación de vulnerabilidad, como la ley de protección integral de los Derechos de los Niños, Niñas y adolescentes; la Asignación Universal por Hijo, el nuevo régimen de vacunación, Ley de Identidad de Género, Ley de salud Mental, Ley de matrimonio igualitario, Ley Nacional de Educación, Procrear y Progresar, la lucha contra la trata de personas que llevo a la tipificación de este como un delito federal, entre otras tantas medidas; conjuntamente con la creación de empleo genuino, desarrollo cooperativo, desarrollo industrial, sustitución de importaciones, fortalecimiento del mercado interno con un incremento del poder adquisitivo, desendeudamiento y una fuerte integración regional, contribuyeron a un contexto político, económico y social tendiente a una a mayor redistribución de las riquezas y el ascenso y fortalecimiento de la clase trabajadora.

En el año 2015 se produce la llegada de la derecha democrática al gobierno, y con él un conjunto de medidas que ponen en jaque los derechos consagrados en el gobierno anterior. Si el propio presidente de la Nación, el empresario Mauricio Macri entiende a los derechos humanos como un curro, pero  hoy nos encontramos discutiendo -simbólicamente- paritarias porque el propio gobierno les pone techo, caída abrupta del poder adquisitivo conjuntamente con los salarios, baja del consumo, incremento de la canasta básica, desfinanciamiento de la educación,  desde PAMI a nuestros jubilados se les está negando la medicación, aumentaron abruptamente los servicios esenciales, conjuntamente con el crecimiento del desempleo, de la pobreza e indigencia. ¿A dónde estamos yendo? ¿A dónde nos están llevando? Qué raro concepto tienen sobre los DDHH, ahora entiendo porque hablan de “Curro” para ellos los derechos humanos son un simple número, un gasto dentro del presupuesto que no cierra y que de algún modo hay que bajar.

Alfo.rodriguezz@hotmail.com