Reserva Federal de EE.UU. ¿De qué se trata? Parte I

Parte I

Por Samuel Pablo Almonacid

Podemos tener varias perspectivas sobre el tema. Vamos a intentar abordarlo desde algunas de ellas.
El 23 de diciembre de 1913, el entonces presidente de Estados Unidos Woodrow Wilson promulgó la Ley de la Reserva Federal.

Fundada -supuestamente- en medio de las zozobras financieras de inicios del siglo XX y con una profunda desconfianza del poder central.

El banco es hoy una de las instituciones financieras más poderosas del planeta.

Es en ese edificio solemne que un grupo de economistas designados, no electos, se reúne para tomar decisiones que impactan tanto en los habitantes de ese país como en millones de personas en el mundo.

Los inicios del siglo XX estuvieron marcados por una sucesión de pánicos financieros y uno de los peores, ocurrió luego del terremoto de San Francisco en 1906.

Supuestamente, el desastre llevó a un grupo de políticos y economistas a reunirse en secreto en 1910 bajo el pretexto de una expedición de caza en la isla remota de Jekyll en el estado de Georgia. El objetivo era diseñar un sistema bancario central.

Se trató del tercer intento de crear una institución de ese tipo.

El primer banco centralizado fue establecido por Alexander Hamilton durante la presidencia de George Washington en 1791, a pesar de la dura oposición de Thomas Jefferson. El banco sólo duró 20 años.

El segundo intento fue desmantelado por otro mandatario, Andrew Jackson, en 1836.

Estos esfuerzos fracasaron -supuestamente- debido a la desconfianza a un poder centralizado arraigado profundamente en la cultura estadounidense y la estructura de la actual Fed refleja esa desconfianza.

El papel central de poder, corresponde al Comité Federal de Mercado Abierto, Federal Open Market Committee (FOMC), integrado por 12 presidentes de bancos regionales de diferentes puntos del país que corresponden a la realidad agrícola, industrial y financiera del país por el año 1913.

Esos 12 miembros, junto a otros siete gobernadores en Washington, forman parte del comité que decide la política monetaria y otorga préstamos a instituciones financieras.

La crisis de 2008 no fue la primera de gravedad enfrentada por la institución.

La Gran Depresión de 1930 fue una prueba en la que, para la mayoría de los economistas e historiadores, la Fed fracasó -supuestamente-. La Reserva estranguló el crédito cuando debía haber hecho exactamente lo contrario, según muchos analistas.

Otro gran desafío -supuestamente- fue contener la inflación de los años 70, que llevó al entonces presidente del Banco, Paul Volcker, a subir las tasas de interés para retirar dinero de la economía.

La medida fue criticada duramente y empresas de construcción llegaron a protestar depositando materiales fuera de la sede de la institución. Los agricultores rodearon el edificio con tractores.

Pero a inicios de los 80, la acción de Volcker ya había dado resultado. La inflación bajó de 13,3% en 1979 a 3,2% en 1983.

Una de las fortalezas – supuestamente – del sistema bancario central es su independencia de la política.

Contar con un presidente no electo que puede permanecer en su cargo durante muchos años protege a la institución de los avatares políticos.

Sin embargo, en ese punto reside precisamente según algunos, el principal riesgo. Políticos como el excongresista republicano Ron Paul aseguran que la Reserva Federal tiene demasiado poder y que éste debe ser controlado.

Esta institución, -supuestamente- en lo que algunos consideran el mayor “experimento económico” en sus 100 años de historia, ha inyectado billones de dólares a la economía en un intento por reactivarla.

Continuará en el próximo número.