“Poné la fecha, la puta que te pario”

Movilización histórica del 7 de marzo de 2017

En pleno proceso recesivo y de transferencia de recursos de los sectores medios y bajos hacia los deciles más ricos del país, los trabajadores salieron a las calles a manifestar su descontento.

Perdida de puestos de trabajo formal e informal, reducción del poder adquisitivo, destrucción de la industria, aumento de la ansiedad ante la inseguridad laboral, proceso inflacionario recurrente, derogación de planes sociales o abandono de actualizaciones que los hacen languidecer, etc., son algunos de los componentes concretos que motivaron a que cientos de miles salieran a las calles.

En este panorama desolador comparado con apenas dos años atrás, la violencia simbólica vía cinismo gubernamental resulta cada vez más insoportable para un pueblo que cuando eligió por apenas un exiguo margen al gerente de la corporaciones Mauricio Macri fue estafado en todas las formas que la democracia occidental permite.

El relato diseñado extra fronteras, la estrategia, sin embargo, exige de los trabajadores, del movimiento político y sindical, de las organizaciones sociales aprender a ver más allá de lo evidente y aparente, so pena de combatir el señuelo, olvidando que la trama actual no por burda es menos elaborada y compleja.

En medio de este panorama una conducción sindical de la CGT más amiga del patrón que de la defensa de sus supuestos representados, cometió una de las mayores dobleces que puede cometer un sindicalista: entregó la lucha y no concretó eso que la multitud vino a sostener, poniendo el cuerpo y la militancia, e incluso a costa de su propio dinero, es decir, no fijó una fecha concreta para el paro nacional que las bases, con un clamor ensordecedor, plantean desde el año próximo pasado.

“Poné la fecha, la puta que te pario” es mucho más que un eslogan, que un cantito, que un momento de microclima de orgas, es el grito enardecido de un Pueblo que aún cuando puede haberse equivocado al emitir su voto, no está dispuesto a resignar volver a etapas oscuras de nuestro país.

El video que presentamos expone la mirada de sectores políticos diferentes, e independientemente de la calidad técnica y fotográfica, nos parece importante dejar traslucir la palabra con el marco de los trabajadores de fondo.