5×1, no va a quedar ninguno El negocio financiero y la fuga de dólares

informe sobre el funcionamiento del negocio financiero en la Argentina y el rol de la fuga en dicho modelo, elaborado por el Observatorio Monetario y Financiero de CEPA

Menos inversiones, más fuga

El año 2016 representó un fuerte quiebre de la tendencia mostrada por la fuga de capitales en relación al PBI. Dicho ratio se redujo de manera inequívoca desde la imposición de los controles cambiarios hacia fines de 2011, llegando a representar el 0,2% de la riqueza anual del país en 2015 (que incluso considera el mes de diciembre donde la Formación de Activos Externos –FAE- se incrementa bruscamente producto de la “liberación del cepo”), pero duplicándose hasta el 0,5% en 2016. Siempre en términos netos, es decir restando los ingresos de dólares por la misma operatoria, la Formación de Activos Externos alcanzó los USD 12,7 mil millones, casi un cuarto de las reservas.

Evolución de la Formación de Activos Externos (Fuga de Capitales)
En millones de dólares y % del PBI

Fuente: CEPA en base a datos del BCRA y FMI.

Al observar la radiografía completa, se evidencia que por cada dólar ingresado como IED, se fugaron 5 dólares (5×1). Este esquema implica que el endeudamiento es colectivo pero la fuga es privada.
…la fuga de capitales es “esperable” en un modelo donde el Estado es el prestador del servicio de endeudamiento, tal como sucedía en el modelo de Valorización Financiera (1976-2001). Lo que el BCRA indica no es más que lo que hemos advertido desde hace tiempo: el Estado toma deuda para que los grandes actores de la economía puedan fugarlos.