Reserva Federal de EE.UU. ¿De qué se trata? (parte 2)

Como se explicó en la primera parte, podemos tener varias perspectivas sobre el tema. Vamos a intentar ampliar, conocer un poco mas de esta “institución” absolutamente relevante en la historia actual.

 ¿Qué es la reserva federal?

¿Cuándo nació? ¿Qué política ha tenido? Para entender todo esto hay que entender primero el sistema económico de EEUU desde su creación.

– Como adelantamos algo en la publicación anterior – “Lo primero que hay que tener en cuenta es que la reserva federal es una agencia -supuestamente- independiente, por lo que ninguna agencia pública puede revocar las acciones que tomamos”. Eran las palabras de Alan Greenspan ante la respuesta de un periodista cuando este le preguntó por la relación del gobierno con la reserva federal.

Durante el siglo XIX fracasaron los intentos por establecer en EEUU un banco central propuestos por el tesoro. En EEUU en el siglo XIX existían billetes de banco canjeables en oro, en cada estado podían existir más de 100 bancos y el gobiernos lo que hacía era pedir prestado a los bancos. Tanto era así la situación que durante la guerra civil Abraham Lincoln dijo lo siguiente; “tengo dos enemigos, en frente la confederación de los estados del sur y atrás a los banqueros”. Abraham Lincoln recibía de los banqueros préstamos con intereses en torno al 20%. Ante esta situación el tesoro de EEUU comenzó a emitir billetes de dólar los “green backs”, por primera vez los EEUU tenían una moneda soberana, libre de deuda y con la cual podría pagar al ejército. Ganó la guerra y siguió con su sistema de “green backs”. Este modelo chocaba frontalmente con los intereses de los banqueros que obtenían pingües beneficios en prestar dinero al estado a intereses astronómicos. En 1865 el presidente fue asesinado y el presidente que lo sucedió la primera medida que tomó fue la de abandonar el “green back” y restaurar el sistema antiguo por el cual el tesoro se limita a emitir deuda.

En 1907 se produjo un pánico financiero iniciado en el sector del cobre con la manipulación por parte de unos especuladores con la intención de hacer caer las acciones y comprarlas a bajo precio. Esto provocó una reacción en cadena que se contagió por todo el país provocado por una retención de liquidez bancaria hacia el resto de los bancos y por una caída intencionada de la bolsa. Provocó la quiebra de muchos bancos y de muchas empresas. Entonces aparecieron los grandes banqueros de Nueva York e inyectaron grandes sumas de dinero en el sistema. Estos dijeron que la crisis se había producido porque EEUU no tenía un banco central.

Fue en 1910 en la Isla de Jeckill en el estado de Georgia en una reunión de las familias que contralaban y habían controlado el cártel bancario, los Warburg, Rotschild, Rokefeler, Morgan, Schimb, los que establecieron las normas del sistema monetario a su total conveniencia. Un banco privado con intereses privados, prestando un servicio público. El 22 de diciembre de 1913 en vísperas de Noche Buena se fundó la reserva federal con el beneplácito del presidente Woodrow Wilson, quien había aceptado la aprobación de la reserva federal a cambio de millonarias ayudas a su campaña. Todo lo que se había evitado por los primeros fundadores de EEUU había sido puesto en práctica, un grupo de banqueros manejando el banco central. Desde ese mismo momento de la fundación el pueblo estadounidense está encadenado con invisibles cadenas que lo atan a la deudocracia.

Como dijo Amstel Mayer Rotschild: “Dadme el control sobre la moneda de un país y no me importará quien haga las leyes”.

Entre 1914 y 1919 la reserva federal suministró de liquidez para los préstamos a los pequeños bancos de EEUU y en 1920 cerró el flujo de crédito y al mismo tiempo exigiendo la devolución de los pagos por los créditos. Más de 5000 pequeños bancos colapsaron y fueron comprados por el grupo de banqueros de la isla de Jeckill aumentando su poder en EEUU. Esto fue solo un experimento.

-Podemos considerar también- que entre 1920 y 1929 la reserva federal hizo fluir de nuevo el crédito. Se inventó un nuevo tipo de préstamo llamado “préstamo margen” a través del cual el inversor podía pagar solo el 10% del préstamo y el 90% era prestado a través de un bróker de bolsa. Este préstamo tenía letra pequeña, el préstamo podría ser reclamado en cualquier momento y tenía que ser devuelto en 24 horas. El deudor ante la reclamación del pago tendría que vender acciones para conseguir liquidez inmediata. Los años 20 fueron una época de gran actividad bursátil y estos créditos estaban a la orden del día. Los dueños de la reserva federal se retiraron de la bolsa al mismo tiempo lo que provocó una caída. Los financieros de Nueva York entraron en pánico y empezaron a reclamar las devoluciones de los préstamos que, recordemos, se devolvían en acciones muchas veces. Esto provocó una caída brusca ya que muchos acreedores se vieron obligados a vender acciones para cubrir las reclamaciones de pago y como conclusión, la reserva federal retiró el flujo de dinero. Colapsaron 16000 pequeños bancos, aparte de grandes empresas. Los grandes banqueros de la reserva federal no solamente obtuvieron el monopolio del sector financiero si no que compraron empresas por céntimos.

Por algo se dice que el crac del 29 fue el mayor robo de la historia de EEUU.

El crac del 29 fue el gran golpe de la reserva federal, ellos se hicieron con todo, compraron bancos y grandes empresas mientras que la sociedad estadounidense se sumió en lo que se conoce como la gran depresión.

-Tengamos en cuenta- En 1933 se lanzó la “executive order 6102” que consistía en la prohibición de acumular oro por parte de los ciudadanos estadounidenses. La ley excluía a joyeros, dentistas y demás personas que por su trabajo necesitaran oro. Esta norma obligaba a entregar el oro a la reserva federal bajo penas de cárcel y cambiándose cada onza de oro por 20 dólares.

La medida iba encaminada para estabilizar el país después de la gran depresión. El canje se estableció en 1934 en 35 dólares por onza.

Esto lejos de ser una medida anti-desestabilización fue un robo a mano armada de la reserva federal contra los ciudadanos utilizando a los políticos como intermediarios.

En 1944 con la segunda guerra mundial ya ganada EEUU convocó a 44 países. Su intención era establecer el dólar como moneda para el comercio internacional por lo que todos los países deberían tener sus reservas en dólares para el comercio internacional. Se estableció el patrón fijo de 35 dólares onza de oro, EEUU se comprometía con cualquier banco central a darles una onza cuando le presentaran 35 dólares. Todas las mercancías y artículos comerciables establecieron su precio en dólares.

Como resultante, esto le dio a la “Reserva Federal” (EEUU) una ventaja enorme sobre otros países ya que necesitarían dólares y a falta de ellos tendrían que pedirle dinero.

En Bretton Woods (EEUU), se crearon dos organismos internacionales el FMI y el Banco Mundial.

Esta reunión pretendía la creación de unas naciones unidas financieras.

En los años 50 EEUU inunda Europa de dólares con su plan Marshal para reparar los daños de la segunda guerra mundial.

Fue durante esta época cuando varios países son “convencidos” para guardar sus reservas de oro en la reserva federal. Entre ellos Francia y Alemania. A cambio recibieron billetes de dólares, como eran canjeables por oro, “no habría problemas”.

En los años 60 Kennedy fue elegido presidente de los EEUU, una de las medidas más radicales fue la de quitarle a la reserva federal el derecho de emisión e impresión de dólares y dárselo al tesoro. Los billetes de dólar dejaron de tener la inscripción de “Federal Reserve note” por “United Estates note”. Por primera vez en 100 años los EEUU tenían una moneda soberana propiedad de la nación y no de los banqueros. En 1963 Kennedy fue abatido -como muchos saben- cuando recorría las calles de Dallas en un desfile.

El siguiente presidente Lyndon B. Johnson tras bajarse del avión lo primero que hizo fue restaurar los poderes de la reserva federal.

En los años 60, la Reserva Federal de la mano de EEUU, extendió por toda Sudamérica una serie de dictadores que, aparte de sembrar de muerte sus países, los endeudaron como maniobra de control por parte de La Reserva Federal, a través del FMI y el Banco Mundial.

En los años 80 se produjo una crisis de deuda como consecuencia de las políticas que llevaron a cabo en los años 60 que trajo consigo una gran depresión en muchos de esos países y el colapso de las dictaduras de Brasil, Argentina, etc. Al día de hoy, Argentina es un ejemplo de esa deudocracia sudamericana, un país sumido en deuda y miseria, cuyos gobernantes, fieles lacayos de La Reserva Federal, no hacen otra cosa que incrementar la deuda y la intervención a través del FMI, Banco Mundial, etc., en este país. Trabajando de esta manera para la “institución” Reserva Federal.

Continuamos y concluimos en la próxima publicación.

Por Samuel Pablo Almonacid