Cuba

Los autores son protagonistas de una travesía por la América profunda, viviendo y conviviendo con las cotidianeidades y analizando las realidades en los países de la Patria Grande. Este informe sobre la siempre atrayente Cuba.

Por Eva Ayelen Rojas y Facundo Cardella

Viajeros de la patria grande recorrieron hasta el día de la fecha 7 países en 18 meses  (Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, México y Cuba) documentando hitos de la patria grande como fue la cobertura del acuerdo de paz en Colombia, transitaron Cuba post Fidel Castro y fiestas patronales como Virgen de Copacabana en Bolivia e Inti Raymi en Cusco, Perú entre otras.

Su visión latinoamericanista abarca la unidad de los pueblos Americanos a la organización de los pueblos originarios, tienen una mirada anti patriarcal y creen en la misión de ser mejores personas en un mundo donde quepan todos los mundos.

Eva es periodista Argentina y productora radio, también licenciada en comunicación audiovisual a su vez Facundo es fotoperiodista y documentalista, juntos hoy se encuentran trabajando en Chiapas en comunidades originarias desarrollando informes y aprendiendo a convivir en comunidad, al mismo tiempo trabajando en dos medios de comunicación comunitaria donde brindan talleres de fotografía y periodismo a los habitantes de la selva Lacandona, Chiapas, México.

Con tan solo 15 días recorridos en la isla podemos acercarnos a lo que es la idiosincrasia de un pueblo que, aunque lo hayamos leído en cientos de libros interminables, nada se compara con vivirlo y estar aquí para aprenderlo directamente de la boca de sus habitantes.

En esta columna que hoy nos dedicamos a escribir intentamos resumir algunos puntos que creemos son la base de la forma de vivir del país. Siempre alejándonos de toda carga moral y subjetividad que con el correr de los días es más difícil dejar atrás.

Principalmente queremos remarcar que la forma de vida acá es totalmente diferente a la de cualquier país, pura y exclusivamente por el bloqueo inconstitucional que ejerce Estados Unidos sobre la isla ya hace más de 50 años, de modo que Cuba está imposibilitada a crecer a nivel mundial en cuanto a las relaciones exteriores que pueda tener con otros países, como funciona el resto del mundo.

Partiendo de esa base podemos afirmar que debido a esto, Cuba ha creado un sistema paralelo en donde supo salir adelante y sostener en el transcurso de los años una sociedad consciente de su realidad y dedicada al futuro y crecimiento del país para ellos y por ellos mismos.

Cuba es un país agradecido a sus líderes que los llevaron a la independencia, desde Martí hasta Fidel pasando por el Che y Camilo Cienfuegos, próceres para todos los que ven al triunfo de la revolución como la salida de la indigencia y las bajezas más grandes que vivieron por tantos años de dictaduras neoliberales manejadas por los grandes terratenientes de la isla en combinación con los gobiernos de Estados Unidos.

Terminando el 1 ero de enero de 1959 con la última dictadura de Fulgencio Batista, el pueblo comenzó a adquirir lo que le correspondía de la mano de los llamados “Barbudos” liderados por Fidel Castro. Como ya sabemos una de las primeras políticas implementadas por el nuevo gobierno fue la ley de reforma agraria en la que los campesinos que trabajan las tierras por 1 dólar por día en jornadas diarias de más de 15 horas, pudieron pasar a ser dueños de las mismas para poder explotarlas a su favor y hacia el crecimiento del país. La desocupación y la pobreza redujeron de manera sorprendente en pocos años.

Al mismo tiempo que se lanzó la campaña 0% analfabetismo donde participó la totalidad de la población e hizo que hoy en día Cuba sea el único país en el mundo con 0% real de analfabetismo, creando las bases para llegar a la educación pública y gratuita desde el nivel inicial hasta los programas de grados de todas las universidades del país, llevando a la educación cubana a un nivel de enorme orgullo mundial en materia de profesionales de diferentes áreas donde se destacan los médicos de gran vocación solidaria a la hora de salvar una vida tanto en su país como en las miles de misiones internacionalistas a los que son enviados para resolver problemas y ayudar en diferentes necesidades presentadas en cualquier parte del mundo, como la que nos tocó vivir estando aquí tanto en las inundaciones de Perú como las de Colombia e inmediatamente se han enviados más de 100 médicos a los dos países necesitados.

En este orden la salud pública y gratuita es sumamente importante para la vida de cada habitante que sin dudar, ante cualquier necesidad, puede recurrir al hospital y es atendido desde el profesionalismo y la entrega de los medicamentos que sean necesarios sin tener que abonar nada. Los servicios brindados en materia de salud son totalmente gratuitos para todos por igual, yendo desde las operaciones más complejas cardiológicas como lo es el acompañamiento de todos los estudios durante los 9 meses de embarazo, el parto y el posterior cuidado del bebé y su madre. Todo cuenta por parte del Estado que tiene gran presencia en las necesidades básicas de las personas, algo que sobresale y que definitivamente no hemos presenciado en ninguna otra parte de la América que hemos recorrido en estos últimos años.

Cuba tiene un pueblo que creció con el triunfo de la Revolución y que crió a sus niños con los valores de la solidaridad, la unión y el bien común por encima del beneficio propio. En nuestros días aquí hemos intentado hablar con muchas personas para que nos cuenten su experiencia diaria dentro de este sistema y casi en su totalidad las respuestas fueron positivas con respecto a su actualidad y al futuro del país. Podemos arriesgarnos que el 90 % del país es altamente Fidelista y existen cientos de lugares por todo el país llamados CDR “Comité de Defensa de la Revolución” en el que muchos jóvenes están dedicados a sostener el proyecto revolucionario y llevar adelante un mejor país todos los días desde la creatividad y la organización, siempre pensando en mejorar la calidad de vida del pueblo y sobre todo de los niños, que es lo que siempre más le interesó a Fidel. Un pueblo que posee las carencias lógicas de las consecuencias del bloqueo que traducimos, como varios carteles localizados en la ciudad expresan, como el genocidio más largo de la historia.

Cuba es admirable, el sistema que han creado para sobrevivir a los ataques por parte del imperialismo que todavía dura y no se sabe cuándo va a terminar. La educación y tradición que llevan intrínseca, las bases de defender lo suyo y el saber que no van a entregarse jamás a las garras de ningún país que quiera volver a pasarlos por encima. La misma educación y tradición que se plasma en la calle, donde los niños juegan libres hasta altas horas de la noche sin correr ningún riesgo, donde las plazas se llenan de familias que se reúnen a charlar y a disfrutar del sol, en el mismo lugar donde los adolescentes se conectan con sus teléfonos celulares a una hora de Internet por 1.50 dólar. Los mismos adolescentes que crecen y completan sus carreras universitarias, los que jamás te vas a cruzar en la calle tomando cerveza o drogándose porque eso en Cuba no existe. Llegar a la isla fue acostumbrarse a lo que se dice ver una “ciudad detenida en el tiempo” que se debe a la cantidad de autos viejos que adornan la ciudad y que se reparan una y otra vez, a las construcciones antiguas que datan de muchos años atrás. Pero para nosotros no está detenida en el tiempo por esto, sino porque es la primera vez que vemos en una ciudad lo que nuestros padres nos cuentan de cómo eran los tiempos en los que no había peligro en la calle, es la primera vez que en la calle no nos ofrecen droga para comprar, es la primera vez que no vemos chicos pedir plata a los turistas porque no tienen para comer, es la primera vez que nadie nos mira a la cara pensando en el signo dinero, es la primera vez en América que los chicos no toman alcohol, es el país con menor índice de mortalidad infantil en el mundo. La gente por la calle te dice “nosotros estamos bien, no necesitamos más de lo que tenemos”. Los cubanos no llevan la avaricia dentro suyo, ojo, eso no los convierte en conformistas, en su mayoría la gente quiere que algunas cosas del gobierno cambien, como pasa en todas partes del mundo, pero cambios para mejorar, para avanzar, para crecer, no para cambiar sus raíces y menos para que llegue el capitalismo desmedido que solo puede traer desigualdad y sufrimiento a un país tan sano como es Cuba.

Aquí todos son iguales y nadie quiere ser más o tener más que el vecino de al lado y eso es realmente admirable. Cuba nos ha demostrado día tras día, ser un país ejemplo a seguir donde lo importante solo es su gente y el bienestar del pueblo que sabe de lucha y que no quiere cambiar sus ideales por nada del mundo.